Cambios…

Cambios. Rupturas. Muerte y nacimiento.cambiar-de-habitos-e1442873472713

Cuando te encuentres frente a una dificultad y el presente contenga el movimiento de las notas del pasado…

Cuando intentes cambiar y te encuentres en el camino una y otra vez con la mismo conflicto, teñido de una u otra forma externa, pero que en esencia contiene el origen…

No te desesperes… aunque creas que toda tu realidad está sumergida en aquella cuestión, piensa que este estado no durará por siempre. Repítete a ti mismo, una y otra vez: ¡Es sólo una parte de mí, es una porción de todo lo que soy!

Deja que esa nueva idea circule dentro de ti, como una corriente de aire que disipa las tormentas y limpia las densas nubes. La magnitud que antes le dabas comenzará a reducirse de tal forma, hasta volverse una nube pequeña en un día soleado.

Sostiene y cruza el umbral de las tinieblas. Prueba, aunque resulte dificultoso al principio, y sentirás el soplo de la vida…

Una vez un sabio, al sentirme mustia por lo que me estaba pasando, me dijo que intentara de esta forma. Probé y sus palabras fueron un cálido río de amor que pude sentir a través de mi ser. Es una técnica que me han regalado y se las comparto de corazón, porque la he probado en mi cientos de veces, me ha servido de una manera extraordinaria a cambiar la frecuencia en mi interior.

Es sencillo, pero ten paciencia, no esperéis que  suceda de un momento para otro, no te enfades, ni te desmoralices, requiere de encauzar tu energía que está dispersa o apelmazada y hacerla ascender.

Puede que al principio te sientas raro, estás creando una nueva realidad para ti, más próspera, es inducirte a ti mismo a poner en marcha a tu nave interior…

Lo naciente a veces nos incomoda o nos sentimos acartonados, nos resulta un poco extraño, hasta que todo ello se vuelve maleable y parte de ti, con el enfoque en la decisión, la práctica y el valor que le otorgues. El respeto que te entregues.

Es muy importante, que no te desanimes, ni te desalientes. Utiliza la misma energía, para arreglar las cosas y encontrarte.

Vuélvete hacia ti, para hallar las respuestas y comprender las dificultades.

Necesitamos viajar a las causas para transformarnos y cambiar desde lo profundo de nosotros mismos.

Toma conciencia que el aprendizaje es permanente, que las dificultades y los desafíos son la barrera, pero también el puente que hace ir más lejos de lo que conoces.

Cada una de las pruebas te enseñaron algo y es la fuerza interior que habita en ti, esa parte que ignoras un poco, que existe y te recuerda que puedes ser mucho más que aquella forma que conoces, que no quiere desprenderse por completo…

Un cambio sólo puede suceder si eres capaz de despedirte de aquella película que has proyectado y visto tantísimas veces, aquella que ya conoces de memoria, sus guiones, escenas, los actores que participan, los tiempos y movimientos, los sitios, las intenciones.

***

¿Puedes ponerle fin a esa parte de ti?

Posiblemente quieras y aquella intención requiere de un compromiso total. Requiere estar atento y vigilando incisivamente aquello que pensamos, sentimos, decimos y hacemos. Un arduo esfuerzo, un cambio en las formas, un promesa contigo mismo…

Todo lo que emprendas, todo lo que decidas, todo lo que te permitas imaginar y llevar a cabo, significa compromiso.

Prométete a ti mismo, darle una vuelta más al espiral de evolución dentro de ti, y si decides darte la palabra, creas en ti el desafío de prestar la suficiente atención a reflexionar qué haces a diario y por sobre todo a cómo lo haces.

¿Qué te ofreces vivir? ¿Qué puedes darte a ti mismo y así poder compartirlo con los demás?

Cuando el intelecto busca comprender ese lenguaje, desaparece la fluidez de la comunicación. Por ello, si un cambio solo responde a las exigencias superficiales de tu mente se vuelve sumamente dificultosa la posibilidad de ofrecer-te y solicitar-te aquello que anhelas y necesitas para ti en este momento.

¿Sabes por qué? Porque debes educarte de nuevo y dejarte enseñar con inteligencia. Debes aprender un lenguaje desconocido, distinto a lo que tu mente conoce, un lenguaje que nace del corazón. Aprende a conocer el movimiento de lo invisible dentro de ti y  observa la expresión en el mundo visible de la formas. Todo lo que expresas hacia afuera nace de la íntima relación que has creado contigo mismo.

Por ello, cuando quieras que algo diferente a lo que conoces acontezca, cierra tus ojos y dales las gracias a tus todos los personajes que has creado y  fueron parte de esas escenas de tu vida.

Despídete con amor aquellas viejas estructuras, acepta lo que ellas te han ofrecido y descubre que el Amor se resignificarán siempre. Mira hacia adelante, un vasto océano te da la bienvenida para que lo recorras por sus espejos de aguas profundas, calmas y transparentes…

Toma conciencia del proceso natural que surge. Sólo podemos conocer la vida, si aceptamos la muerte dentro de ella…cambios

Una flor nos embelesa con su plenitud, cuando el capullo se rompe a sí mismo, para que disfrutemos de su belleza. Desde semilla hasta convertirse en pétalos frescos, con su exquisito y perfumado aroma, se renueva y renace en cada etapa, dándose con más pureza en cada nuevo ciclo.

Tú también eres naturaleza y como las ramas de los árboles cambian en cada estación, despojándose de sus hojas y encontrándose en su desnudez más ígnea, para renacer en follaje y darnos sus frutos maduros, así también vuélvete capaz de recocerte a ti mismo. Abierto, dispuesto y cambiante…

Manifiéstate extranjero de las tierras de la vida, viajarás de asombro en asombro, encontrándote nuevo permanentemente. Siente el impulso creador, la electricidad que se genera dentro de ti cuando cambias tus ideas, tus emociones, tus formas…

Persiste ajustando el timón de tu nave… Y no permitas que lo conocido te engrandezca, volviéndote habituado a las cosas, individualista, rival o temeroso…

Si has encontrado el propósito, sé fiel a tu palabra. Recuerda te comprometiste a nacer de nuevo.

Pero, sí todavía persistes en amarras del puerto… Observa, que el miedo a lo desconocido, es sólo una ilusión de aquella parte de tu ego, de tu estructura arraigada en ti y que emite un mensaje engañoso, trabaja en esgrimirlo con la espada del conocimiento.

Escucha a tu corazón. En el Amor encontrarás la llave para emitir la intención  adecuada, de aquello que ofreces y pides al Universo, a los demás y a ti mismo.

Su poder creador te volverá aspirante de lo verdadero, dispuesto a encontrar la magia de la Vida en cada cosa, en cada momento,  encontrándote más creativo para sellar con el fuego del amor la trascendencia de la experiencia.

Siente la frecuencia del amor que te inspira, te eleva a bello, puro y sagrado y despega en su expansión las rígidas partes oxidadas que te oprimían dentro de ti.

Llama a tu puerta, a tu dama o caballero interior, al ser valiente que habita en ti, al amante del corazón de los hombres y participa con él siempre.

Has que tu personalidad obedezca al llamado, y permítele a tu corazón que exprese, manifieste y cree el retorno a casa, a tu Unidad Consciente con el Padre.

Genera el movimiento y cambia, verás que en el camino no estás solo y reconoce la ayuda tan sutilmente brindada de quienes te rodean. Ofréceles tus dones y tu respeto, abrázate en la eternidad del amor que los revela…

Busquen los oasis de paz y dejen que el éxtasis del vivir ocurra desde las profundidades de ser, integrándose con júbilo los procesos de la vida…

¡Disfruta lo bello de vivir!

 

Jimena Rodríguez

Cita | Esta entrada fue publicada en Notas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cambios…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s